info

Caminantes (Digital, 2012)

Es a través de sus miradas que se traduce la ternura, la inquietud, la soledad, el ánimo o el entusiasmo, las interpretaciones sobran porque en sus rostros se dibuja la sencillez que emana cuando apenas se encuentran de frente con la cámara o plasman la seriedad durante ese momento incómodo de mantener su cara inmóvil ante el sonido del disparador. Para algunos, mirar al lente representó fijar la mirada y entrelazar sus dedos para no inhibirse, para otros, fue la primera vez que alguien los retrataba. Ellos son niñas y niños indígenas que viven al interior del estado de Puebla, en donde las costumbres ya no sólo hablan de vestir de acuerdo a la zona geográfica, sino de vestir de acuerdo a su extrema necesidad, la cual pinta de carencias sus playeras, pantalones, zapatos y a veces, sólo sus pies faltos de calor. Esta infancia que va formando su identidad con lo escasamente necesario. En Puebla, tras los recorridos que el fotógrafo Eduardo Martínez G. realizó a zonas indígenas como Zacatlán, Cuetzalan del Progreso, Libres, Chilchotla y Xicotepec de Juárez, no hizo otra cosa que, como el diría en sus conversaciones, conservar el alma de lo que son estos pequeños. ¿Pero quiénes son ellos? son estudiantes de primero a sexto de primaria, que caminan hasta cuatro o seis horas para llenar de sueños e ilusiones su mente y de marcar pasos sobre la tierra, ellos son “Caminantes”. En el sentido estricto de la palabra, sus días transcurren caminando para ir de su casa a un albergue, del albergue a la escuela y de la escuela nuevamente a sus hogares, mismos que pocos saben, son lugares lejos de sus padres. “Caminantes” es definido como el deseo de permear en el pensamiento del espectador y va más allá de ser un proyecto de retratos, ya que presenta en imágenes una realidad en la niñez indígena de Puebla. Capturar a esta infancia no es una cuestión de moda, como bien menciona Nacho López, la mayoría de los fotógrafos han desvirtuado el retrato de personas humildes olvidando el verdadero trasfondo social, en el que estos niños ni si quiera imaginan un lugar lejos de casa, porque apenas logran idear un futuro con lo indispensable para vivir por la falta de recursos económicos. Estos retratos no muestran sombreros, encajes, faldas o folklor como se pensaría al hablar de indígenas, sino que presenta a niños vestidos por la cotidianidad, donde lo que portan no está definido por sus raíces culturales, sino por las circunstancias.


Prólogo

Laura Flores G.


Publicado En:

Proyecto 1x1

info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
info
Using Format